Vn poco de metAL antes de segvir leyendo. Pincha en play!

lunes, 21 de febrero de 2011

Los Buenos Muchachos.

Yo recuerdo haber visto muchos futbolistas salir a la luz y desvanecerse entre sombras. Antes no me ponía a pensar sobre el porké de su pronto ocaso, sin demostrar realmente su valía, cayendo cada vez más bajo en esa carnicería a le ke puede llegar a ser la vida de un futbolista, simplemente creía ke "eran malos". ¿Eran realmente malos? Conforme fui creciendo me di cuenta ke también juegan muchos factores: un jugador de fútbol en la actualidad deja de ser un poco humano para pasar a ser una marca, ni sikiera un verdadero ídolo como akellos sobre los ke alguna vez leí; se transforman en un producto, en muchos casos en la gallina de los huevos de oro para el club.
Akí comienza la vaina: ¿cómo "blindar" a chicos ke en su mayoría vienen de situaciones difíciles? El ejemplo más saltante de los últimos tiempos es Reymond Manco. Tuvo ke lidiar con el "exito" y la "fama" siendo joven y sin un entorno ke lo prepare y forme sicológicamente. Recordemos ke lo promero ke te salta a la vista cuando tienes billete es un ayayero/camarón ke viene con vedetucha incluída. El resultado lo conocemos de sobra. Nunca dio ese despegue ke tanto kisimos ver, yo dudo mucho (con pena) ke lo haga.
Recuerdo ke Constantino Carvallo tuvo una iniciativa y llevó a algunos chicos a estudiar al colegio Los Reyes Rojos (centro educativo de enseñanza tipo "alternativa"), más allá de ke si tuvo o no resultados óptimos se vio la intención de sacar a chicos como Farfán, Guerrero, Aguirre y Sánchez de sus barrios, alejándolos asi de todo el lado negativo ke esto puede tener. La mayoría de estos chicos vienen de casas donde no existe un núcleo familiar constituido y sin imágenes positivas dónde verse reflejados, con una autoestima baja, con valores ke no siempre van a ser los mejores para un joven deportista en formación (en realidad, para ningún joven en formación). Es tan difícil esta tarea ke aun habiendo pasado por este breve estadío en una institución educativa de tendencia "progre" no se han visto del todo alejados de los escándalos y vidas no-tan-privadas más cercanas al escándalo ke lo normal.
Me gustaría ver ke en el caso de Alianza Lima se intente inculcar no sólo una formación futbolística, sino también humana; pero para esto los chicos deben mirar hacia arriba y no ver ke los jugadores de la máxima categoría están inmersos en una vida supérflua, ke no vean el dinero como un fin, ke no sólo se les forme para ke sean un buen producto dentro de la cancha sino fuera de esta también.
La prensa deportiva tampoco hace mucho por los jovenes, si a la más mínima señal de una aparición le dan portada y los elevan a una categoría a la ke no pertenecen (si se niegan a ser parte de sus ridículas "producciones" son tildados de soberbios), pareciera ke esperan elevarlos al punto más elevado de la popularidad para ke la caída sea más estrepitosa y así asegurarse mucha más venta. ¿A ké lado empujan el coche? ¿Lo empujan?
Los chicos no deben crecer como hierbas en el jardín, a su suerte, no olvidemos ke son seres humanos y son susceptibles a todo lo ke sucede a su alrededor.
Si André Carrillo, Coco Bazán y Cristopher Soto resultan ser unos Ricardo Cano, David Chévez o Darío Muchotrigo créanme ke todos lo vamos a sentir.
Cuánto daría porke en Alianza se decidan a apostar en serio por los más chicos.

Arriba Alianza, carajo.