Vn poco de metAL antes de segvir leyendo. Pincha en play!

lunes, 19 de marzo de 2012

Caos.

Caos: Desorden o confusión muy grandes en un conjunto de cosas, una situación, un asunto, un lugar o una colectividad
Caos: Desorden o confusión total.
Caos: Confusión, desorden, desbarajuste, desconcierto, desorganización, desgobierno.

Elije la que quieras. Incluso todas podrían ir dentro de una misma idea: la actualidad del Club Alianza Lima.
Al momento de escribir este post el negro Gonzales se estaría yendo del país, cansado como todos de que lo pelotéen con su plata. Algunos juveniles más estarían hartos y le seguirían los pasos. Temprano en Twitter preguntaba acerca de cuántos (o quienes) llegarían a diciembre dentro del club que tanto amamos. Y es que pareciera que no hay por dónde agarrar esta bestia descontrolada que es Alianza Lima en estos momentos, los llamados a "domarla" son los de saco y corbata pero se les escapó de las manos hace rato. Simplemente se dedican a seguir chupándole la sangre hasta que muera, como si fueran (en realidad lo son) parásitos a quienes no les interesa en lo más mínimo si el organismo que los hospeda vive mucho o está próximo a morir.
Lo primero que los hinchas pensamos es "¿qué hacemos?", sabemos que hay poco que hacer, nos debatimos entre convocar a acciones románticas de marchas y un contundente ¡FUERA ALARCÓN! y esperar que los socios consigan las herramientas suficientes para quitarle las riendas al inútil que nos terminó de hundir. Incluso lo último podría estar ya fuera de sus manos si es que todo el tema de las nuevas administradoras llegan en corto tiempo. Mucho tema legal, dimes y diretes y entre todo este horizonte uno a uno se van los jugadores, cansados, hartos, podridos de esta situación que parece sacada de un cuento de Ribeyro.
¿Qué le pedimos a los jugadores? ¿Qué "pongan" más? ¿Que lo hagan por los colores? ¿Darles la mano? ¿Putearlos? Jodido, muy jodido. Los hinchas siempre vamos a querer más, pero no sé si esta situación lo amerite. No cobran, tienen la cabeza en otro lado, incluso Soto que no es santo de mi devoción com DT tiene una prueba difícil al mantenerse en su cargo y tratar de levantar a un equipo que se va reduciendo. Entonces pienso, carajo, ¿para dónde va Alianza? Marcha en piloto automático dando tumboa, en una Libertadores que más se asemeja a esas pruebas de confianza en sí mismo en las que caminas sobre brazas ardiendo mientras dices YO PUEDO, y así pasan las semanas y más y más noticias van llegando, especulaciones sobre más y más salidas, jugadores que piden ser liberados para irse a buscar un mejor lugar.
Cada vez se debe más y el precio a pagar son puntos, puntos que al perder nos van a acercar al fondo de la tabla, eso fondo que es como el horizonte al que le temían los marineros en la época anterior a los viajes de circunnavegación: ese filo donde se creía que las aguas hervían, habitaban monstruos y las naves caían hacia una nada ¿Coincidencia?
Así está semana el club que amamos y por el que muchos dicen "yo lo haría gratis", por lo que vemos no debe ser tan agradable hacerlo, los jugadores son muestra real de ello.

Que el último (a)pague la luz.